Persona importante, alegoría al buyer persona

Buyer Persona: la celebridad más importante

Si te has puesto a investigar un poco de marketing de seguro te has topado con este personaje. Y es que no son inventos ni ganas de molestar estarse inventado términos que suenan rarito. 

Definir al buyer persona, conocerle y enamorarle es lo que debe hacer cualquier emprendedor y es lo que han venido haciendo los que ya tienen rato jugando el juego. 

Saber a quién le hablas, y hacerlo bien, te ahorra dolores de cabeza y mucha frustración. 

De manera general, conocerle te permitirá saber el tipo de contenido que necesitas generar y por supuesto te ayuda (y mucho) a diseñar tu estrategia de marketing.

Ajá, muy interesante todo, pero ¿Quién es?

Sencillo, el buyer persona es la representación imaginaria de tu cliente ideal. Es a quién van dirigidos tus servicios o tu producto.

Investigarle muy bien es vital para tener éxito en lo que sea que estés emprendiendo. Ser acertivo y conocerle como la palma de tu mano te garantizan buenos resultados.

Imagina el siguiente escenario:

Estás en un funeral cuando de repente entra alguien despreocupadamente ofreciendo entradas para la próxima fiesta rave. Todos se miran a los ojos atónitos sin poder decir algo, mientras aquel personaje sigue como si nada intentando vender alguna entrada. Ya se ha recorrido media ciudad, pues le dijeron que le pagarían por comisiones. 

Desagradable, ¿no?

Esta persona no solo perdió su tiempo, también incomodó a los demás.

Puede ser un ejemplo un poco exagerado, pero es así de importante saber a quién le estamos hablando. ¿Quién quiere ir a la fiesta despues de todo? ¿Una viuda o un joven universitario que está saliendo de exámenes finales?

¿Y por qué es tan importante?

Como puedes ir intuyendo, acertar con el buyer persona es importante para…ya sabes, vender algo.

Y va mucho más allá de conocer lo obvio. De saber que no tienes que ir a un funeral repartiendo entradas a una fiesta que estará a mas no poder de drogas y cualquier cantidad de DJs.

Definirlo muy bien y enfocar tus publicaciones, productos y servicios en él o ella te ponen sobre la mesa maletas llenas de buenos resultados. Resultados que se traducen no solo en más dinero, si no en visibilidad y difusión entre el público adecuado.

En pocas palabras, tienes más alcance, mejores resultados y mucho, pero mucho menos cansancio.

Ya casi lo tienes

¿Alguna vez pensaste en la persona de tus sueños?

Bueno, me expondré un poco. Para mi, durante un tiempo, se trataba de chicos de cabello largo que les gustara muchísimo la música, que leyeran bastante, fuesen rebeldes y despreocupados. No se interesaban por las fiestas, les encantaban los clásicos del cine y podían hablar durante horas y horas de cualquier cosa. 

Cuando conocía a alguien con aquel perfil, no podía evitar la coquetería…ya sabes. 

No hablo aquí de algún chico en especial, aquí hablo de las cualidades que podría tener esa persona, y aunque quizás no las cumpliera todas, ya tenía definido en mi cabeza aquel ideal. 

Al definir a tu buyer persona, recolectas los intereses, necesidades y características de tu cliente ideal. 

Es así, no hay que darle más vueltas. Cero complique. 

Y por descomplicado no quiero decir que se trate de sacar papelitos del sombrero y acomodarlo a gusto. Tienes que hacer una investigación exahustiva, hilar algunas cosillas, ponerlo lindo y de colores sobre un tablero, porque tu negocio depende, literalmente, de esto.

Vamos a pintarlo, paso a paso

Primero que todo, ponle un nombre. Visualiza a esta persona a la que te encantaría poder ofrecerle tus productos o servicios y que sabes que los necesita. Asígnale el nombre que crees que mejor va con su personalidad. 

Puedes escoger tantos buyer persona como necesites. Por ejemplo, si tienes una tienda de repostería, puedes nombrar Pablo a quien representa la mayoría de tus clientes y Victoria a quien representa tus clientes diabéticos que buscan postres sin azúcar.

Perfil demográfico

Define su género (siempre y cuando este tenga algún tipo de relevancia), dónde está localizado, cuál es su clase social, qué edad tiene (elige una media).

¿Cual es su situación personal?

Responde si tiene hijos, cómo le va en el trabajo, cómo es su vida en la universidad, cómo lleva los viajes de negocio, y cualquier cantidad de preguntas que pueda generar tu cliente ideal.

¿Qué hace?

Sí, tal cual. Preguntas como: qué hace en su día a día, cómo es su trabajo, a dónde suele ir, qué medios digitales utiliza, cuál es su medio de transporte usual y qué hace en su tiempo libre. No te limites, formula todas las preguntas que se te puedan ocurrir y que por supuesto sean relevantes.

¿Qué problemas tiene?

Aquí puedes hablar acerca de la necesidad que tiene de pasar más tiempo con su familia, relajarse luego del trabajo, si lucha por encontrar tiempo y aprender un nuevo idioma, le ha estado costando ahorrar…deja volar tu imaginación.

¿Cuáles son sus objetivos?

Sentirse mucho mejor respecto a su salud, independizarse y poder renunciar al trabajo, bailar bien de una vez por todas o ganar fluidez y confianza para hablar en público. Lo repetiré, no te limites.

¿Cómo solucionas su problema?

¿Qué cosa ofreces que le ayude a solucionar algún problema? Cómo lo haces, qué novedad tienes entre manos que le ayude a cumplir sus objetivos.

Prepárate para las objeciones

No todo es color de rosa, tú también has estado del otro lado buscando soluciones para X problema.

De seguro se te han venido los mil y un peros para no contratar un servicio, esos peros pesan bastante en la balanza cuando te estás decidiendo entre una opción u otra.

Piensa también en todas las objeciones que tu cliente, tu buyer persona, pueda tener. Aclara sus dudas, mejora tu propuesta en base a ellas, gánate su confianza porque la mereces.

Si sabes lo que haces, y lo haces bien, no puedes dejar este detallazo de lado.

Aquí llegamos fue a vender

No se a tí, pero a mí me suena divertido ponerme en la onda de anotar hasta el más mínimo detalle. Mucho más si sé que se viene con buenos resutados, porque es tan exacto como que dos y dos son cuatro, o como que todos los fines de semana tengo una cesta llena con ropa por lavar. 😅

A ver, es que soy madre.

Volviendo al tema, de verdad te invito a que conozcas muy bien a este personaje importante de nombre gracioso. Porque si quieres vender más, es lo que toca, no hay de otra.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Estos de aquí no están nada mal

¿Desahogos, dudas o comentarios?

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments